fbpx

Blog

Abogados especializados en el cambio de apellidos

Cuando hablamos de un abogado de oficio se hace referencia a un abogado que puede representar a cualquier ciudadano sin recursos para defenderse en los tribunales. En realidad, lo más adecuado es referirse al turno de oficio como el servicio que se presta por un abogado a un ciudadano sin que a este le cueste nada. Pese a que se trata de un término bastante conocido, son muchas las dudas que surgen a la hora de solicitar la ayuda de estos profesionales. A continuación te damos algunas pautas que pueden ayudarte a entender si tienes o no derecho a un abogado de oficio.

Abogado de oficio: justicia para todos

La figura legal de un abogado de oficio no es casual, sino que se ha creado para garantizar que todos los ciudadanos tengan acceso a la justicia y puedan ser representados correctamente ante los Tribunales. Ten en cuenta que si no existieran los abogados del turno de oficio, todas aquellas personas que carecen de recursos económicos como para pagar a un experto en leyes se quedarían fuera del sistema judicial. Eso significaría que no podrían defender su inocencia ante determinadas acusaciones, tampoco podrían expresar su punto de vista en juicios civiles por encima de determinada cantidad, y se vulnerarían sus derechos fundamentales.

Cómo se solicita un abogado de oficio

Para solicitar un abogado del turno de oficio se debe acudir al Juzgado correspondiente a la causa que se está llevando a cabo o por la que se pretenda pelear legalmente. Se han de presentar todos los documentos acreditativos que se crean oportunos para justificar que no se tienen ingresos suficientes como para litigar. Hay que tener en cuenta que la cuantía máxima es excluyente para obtener los servicios de un abogado de oficio, pero se han dado casos en los que se ha admitido igualmente por circunstancias excepcionales.

¿Quién tiene derecho siempre a un abogado de oficio?

Pese a que el abogado de oficio es una figura pensada para que aquellos que no tienen recursos económicos puedan defender sus derechos, la ley contempla algunos casos en los que no es necesario justificar esa falta de recursos, sino que se concede de forma directa un abogado del turno de oficio si así lo desea la persona.

  • Víctimas de violencia género, de terrorismo y de trata de seres humanos
  • Menores de edad y personas con discapacidad psíquica cuando sean víctimas de situaciones de abuso o maltrato. En caso de fallecimiento de estos, el derecho al abogado de oficio permanece para sus representantes o familiares en la causa que se hubiese abierto y afectase a estas personas.
  • Personas que acrediten secuelas en un accidente que le impidan completamente ejercer su profesión o trabajo y requieran de otras personas. En este caso, la justicia gratuita les ampara siempre y cuando el objeto de litigio sea la reclamación de una indemnización por los daños sufridos.
  • En lo social, si se trata de la defensa en juicio, todos los trabajadores y beneficiarios de la Seguridad Social.
[Total:1    Promedio:5/5]
¿Te ha gustado? Compártelo:Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email