Blog

En los últimos años, la cuota de morosidad entre vecinos se ha disparado casi un 50%. Si es situación se produce en tu comunidad de vecinos se debe establecer una hoja de ruta para conseguir que dicho vecino pague sus deudas con la comunidad. A continuación mostraremos una guía rápida de los pasos que se pueden seguir en una comunidad de vecinos ante un vecino moroso.

Cuando se nos presenta esta situación y estamos ante un vecino moroso, lo que debemos hacer en primer lugar es iniciar una vía diplomática con el deudor.

Debemos poner todo de nuestra parte para hacer entender la situación a esta persona, estableciendo, a ser posible, diferentes plazos y oportunidades para que dicho vecino pueda ponerse al corriente de sus pagos, previo acuerdo de la comunidad. De esta forma puede establecerse un plan de pagos. En caso de que esto no fuera posible, se pasaría a la vía legal, tras ella, a la judicial.

Una de las mayores dudas de todas las personas que comienzan una actividad por cuenta propia es saber si los autónomos tienen paro una vez que cesen la actividad por la que cotizan en este régimen a la Seguridad Social.

La respuesta a esta pregunta es afirmativa, ya que desde el año 2010, con la aprobación de la Ley 32/2010, está disponible la prestación por cese de actividad, más conocida como el paro o desempleo para los autónomos. Así mismo, se han introducido algunas novedades a esta ley durante el año 2015, facilitando el acceso a esta prestación.

Desde el primer momento en el que nos creamos un perfil en alguna de las redes sociales, estamos aceptando tener un perfil público que, en mayor o menor medida, será visible para cualquier persona. Nuestras fotos, publicaciones y contenido en general pasa a ser propiedad de esa red en concreto, algo especificado en los términos de privacidad. Es por ello que, tecleando nuestro nombre en buscadores como Google, puede aparecer...

Aunque para muchas personas uno de los días más importantes y felices de sus vidas es el día en que contraen matrimonio, hay ocasiones en los que la felicidad que se sentía ese día queda muy atrás cuando algo empieza a ir mal en la relación. Cuando esta situación llega a un punto insalvable en el que las reconciliaciones son cada vez más difíciles, se puede llegar a una situación de no retorno: el divorcio.

En ocasiones, antes de llegar a ese punto, puede haber una separación previa de la pareja. La principal diferencia entre ambos procesos, tal y como se apunta en este post, es que mientras que la separación supone una interrupción de la convivencia y cesa algunos deberes matrimoniales pero no disuelve el vínculo generado por el matrimonio, en el caso del divorcio sí lo hace.