Cláusulas abusivas hipotecas: descubre cómo hacerles frente

Las cláusulas abusivas hipotecas son aquellas cláusulas contractuales no negociadas individualmente, de carácter predispuesto, cuya incorporación haya sido dispuesta de forma unilateral por una sola de las partes en el contrato hipotecario. Debes tener en cuenta que los préstamos hipotecarios se rigen por contratos de adhesión, en los que el ciudadano medio se ve en desventaja frente a los bancos. A la hora de firmar, muchas veces hay pequeñas piedras en el camino impuestas por quien concede el préstamo que acaban derivando en violaciones de los derechos de los consumidores. La Ley prevé una serie de instrumentos para reclamar estos atropellos, por lo que deberás estar debidamente asesorado por un equipo legal de garantías. ¿Quieres saber más sobre estas cláusulas para saber cómo hacerles frente?

Cláusulas abusivas hipotecas: ¡recúrrelas!Cláusulas abusivas hipotecas: las partes de un contrato hipotecario

Todos los contratos hipotecarios son diferentes, pero al mismo tiempo, dentro de su diversidad, comparten una serie de elementos que, por fuerza mayor, estarán presentes. Las partes más importantes son las siguientes:

  • Exposición de la escritura de préstamo hipotecario. En ella se determina la naturaleza del contrato como un préstamo de garantía hipotecaria.
  • Constitución de la hipoteca. La declaración de voluntad del dueño del inmueble en base a la cual queda comprometido a devolver el dinero prestado y a otras obligaciones debidamente especificadas. La constitución de la hipoteca concluye cuando se inscribe en el Registro de la Propiedad.
  • El capital. La cantidad que el banco presta para la adquisición del inmueble.
  • El plazo. El tiempo que se establece para la devolución total del préstamo.
  • El interés. La cantidad que el Banco establece como interés para que la devolución le sea beneficiosa. Éste puede ser de tres tipos: fijo (siempre el mismo), variable (sube o baja de acuerdo con diversos indicadores, como el euríbor) o mixto (una fórmula que aúna las dos anteriores). Lo más habitual es que al principio haya un tiempo durante el cual el interés sea fijo.
  • Cláusulas relativas al procedimiento de ejecución. Ésta puede ser judicial o ante notario.
  • Comisiones. Las más frecuentes son las de estudio y la de apertura. También podrían figurar la comisión por subrogación de deudor, por modificación de condiciones, reclamación de posiciones deudoras o la comisión por amortización anticipada. Otras muy habituales son la compensación por desistimiento y la comisión por riesgo de tipo de interés, intereses de demora o retraso en los pagos.
  • Gastos y obligaciones del deudor. Incluye conceptos tales como la tasación de la finca o inmueble hipotecado, gastos de notaría, gestorías y Registro de la Propiedad, seguros..

Cláusulas abusivas hipotecas: ¿cómo saber si soy víctima de ellas?

Examinar con lupa todas estas partes es imprescindible para vigilar que no se añadan cláusulas abusivas. Hipotecas de todo tipo y condición pueden ser objeto de ellas. Pero ¿cómo localizarlas? Desde la crisis de 2008 se han multiplicado los juicios hipotecarios. La Justicia ha ido dando paulatinamente la razón a los afectados, pero se trata de un proceso largo y complicado que exige de la mejor asistencia legal. Algunas de las cláusulas abusivas que los letrados han ido encontrando en cada una de las partes antes referidas son las siguientes.

Cláusulas suelo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció el 21 diciembre de 2016 contra esta manipulación artera. La cláusula suelo puede elevar el coste mensual de la hipoteca en 200 ó 300 euros. ¡Que no te la cuelen!

Redondeo al alza

Este método se basa en incluir en los prestamos hipotecarios cláusulas por las que el banco establece un redondeo sólo al alza (nunca a la baja) cuando se trata de calcular los intereses. Muy oportuno… y también injusto.

Manipulación del euríbor

Uno de los índices más comunes en las hipotecas de tipo variable es el euríbor. La manipulación del euríbor por varios bancos ha tenido como conclusión una multa millonaria impuesta por la Comisión Europea.

Renuncia al fuero propio

Esta cláusula empuja a los que caen en sus redes a renunciar a los juzgados del propio domicilio. La consecuencia es que consienten el sometimiento a los juzgados del lugar estipulado por el banco. Esta imposición al cliente es muy habitual e impugnable ante la ley, ya que viola los intereses del afectado.

Cláusula de vencimiento anticipado

Se trata de una medida que permite a la entidad bancaria estipular como vencido el préstamo antes del plazo pactado. Esto les conduce a reclamar antes de tiempo el importe de todo lo adeudado cuando se dan algunas condiciones, tales como el impago  de las cuotas.

Estas son algunas de las cláusulas abusivas más comunes, pero hay más. Para saber si estás siendo blanco de sus efectos, y disponerlo todo judicialmente para dar la batalla, necesitas asesorarte legalmente por los mejores especialistas.

[Total:1    Promedio:5/5]