Blog

Aprende cómo separarse de la mano de esta guía

En derecho familiar, se conoce como separación al proceso a través del cual dos personas que previamente habían contraído matrimonio resuelven, de mutuo acuerdo, terminar su relación. Este punto también es alcanzable tras un mandato judicial. Seguidamente podrás acceder a todas las claves para tener presentes, con exactitud, qué pasos se han de efectuar para saber cómo separarse.

¿Cómo separarse? Aprende los distintos trámites

Para llegar a la conclusión formal de una relación, las dos partes que en determinado momento del pasado se unieron en matrimonio deben acordar la terminación de su vida en común. Por tanto, lo que se ejecuta es el fin de la convivencia, y no del matrimonio en sí. Como se señalaba antes —y ampliaremos a continuación— la fórmula para finiquitar el matrimonio sería, pues, el divorcio. Existen diversas alternativas para saber cómo separarse. La primera pasa por la vía conocida como “de hecho”.

Separación de hecho

Se le llama separación de hecho al acuerdo para poner punto y final a la vida en conjunto. Lo natural es que se llegue a este escenario por acuerdo entre los dos cónyuges. No obstante, también puede alcanzarse dicha situación tras el abandono del hogar familiar de una de las partes.

Se ha de esperar a contar con una sentencia judicial que certifique el nuevo contexto para cambiar el régimen económico del matrimonio. Hasta entonces, se mantendrá. La excepción la dicta el caso de que se ambas partes se hubieran casado por separación de bienes. Ahora bien, de no ser así, es decir, de estar frente a un escenario de régimen de gananciales, la actividad económica de una parte repercutirá sobre la otra. Esto incluye deudas y demás circunstancias que incidan sobre cuentas conjuntas.

Así pues, se concluye que la situación variará notablemente entre las dos posibilidades. Se trata de una de las características más importantes del procedimiento para saber cómo separarse. Dependiendo de si nos encontramos ante un caso de separación de bienes o gananciales, prevalecerá un criterio u otro bien distinto. Se trata de un dato a tener en cuenta a la hora de abordar todos los detalles de un matrimonio, ya que puede pesar, con el tiempo, en caso de romperse éste.

De haberse marchado uno de los miembros del matrimonio la casa común, es posible que se incurra en el delito conocido como abandono de familia. De ahí que sea preciso recomendar siempre la resolución de estos conflictos por cauces legales ordinarios. Y siempre, a poder ser, de mutuo acuerdo.

Separación judicial

La separación judicial es aquella que está determinada por una sentencia. Dicha resolución legal capacita a los antiguos contrayentes a disponer con entera libertad de sus vidas. Esto incluye los bienes de los que dispongan, sin que una actividad afecte sobre la otra. Puede alcanzarse por dos vías, que se detallarán en el siguiente apartado.

¿Cómo separarse por vía judicial?

La separación judicial puede alcanzarse tomando dos caminos distintos. Uno está condicionado por el acuerdo. El otro, por el litigio.

Separación judicial de mutuo acuerdo

La separación de mutuo acuerdo debe nacer de la disposición voluntaria de ambas partes. Se llegará a esta situación únicamente transcurridos tres meses desde la firma del matrimonio. La demanda presentada en los juzgados ha de estar acompañada, además, de un convenio regulador. El último domicilio en el que hayan vivido juntos los cónyuges influirá sobre el juzgado específico que se ocupe de su caso.

En el convenio regulador han de figurar necesariamente los acuerdos a los alcanzados por los dos protagonistas del proceso en relación a la guardia y custodia de los hijos, al uso de la vivienda familiar hasta ese momento compartida, al régimen de visitas, a las asignaciones económicas correspondientes a los alimentos y a la posible pensión compensatoria. Para todo ello, se debe actuar en consonancia con los mejores abogados de familia.

Separación judicial contenciosa

Los pasos para obtener la separación judicial empiezan por la presentación de la demanda. Además del convenio regulador, ya citado anteriormente, se le añadirá un documento que certifique el contexto financiero en el que se encuentran los cónyuges. Para justificarlo serán precisos textos como las declaraciones de la renta, nóminas laborales o extractos bancarios.

Una vez se tramita la demanda, la otra parte ha de responder. Tras ello, el Juez citará a las dos partes en un juicio. Será necesaria la presencia durante la vista de abogados y procuradores por los dos extremos. El Ministerio Fiscal podrá presentarse también en el supuesto de que haya hijos menores.

Durante este proceso, se evaluarán las pruebas presentadas, con posibilidad de llamar al estrado a los hijos en caso de que fuera oportuno. Por último, ya con todas las cartas sobre la mesa, el Juez dictará su Sentencia. En ella se estipularán todas las condiciones que en adelante prevalecerán como normas de convivencia. Eso atañe a la relación entre los dos adultos y también a las visitas de los pequeños (de existir).  La separación se hará entonces oficia, pasando a formar parte del Registro Civil.

Diferencia entre separación y divorcio

Es importante no confundir el concepto con el divorcio, ya que la separación constata un hecho (el fin de la relación), mientras que el segundo supuesto va más allá, disolviendo legalmente el matrimonio. Una separación, en cambio, puede ser efectiva al mismo tiempo que el matrimonio continúa en vigor.

Siguiendo el hilo de este último escenario, es posible alcanzar un divorcio mutuo acuerdo cuando las dos partes están en sintonía. Es lo ideal y menos perjudicial para todos los implicados.

De no ser así, también se puede obtener esta situación legal mediante divorcio contencioso. Se trata del escenario litigante en el que los tribunales deben resolver la disputa a favor de la demanda de uno de los dos cónyuges (o futuros ex cónyuges, para ser exactos).

Si estás en una situación delicada con tu pareja y todo indica que no tiene solución, ambos debéis asimilar bien los pasos para saber cómo separarse. Y, a poder ser, de la manera más civilizada posible. La asistencia legal de abogados de familia puede resultar vital en estos casos. En tuAppbogado puedes encontrar al especialista que estabas buscando. Acude a él antes de que sea demasiado tarde.

[Total:0    Promedio:0/5]
¿Te ha gustado? Compártelo:Share on Facebook
Facebook
4Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email