Conducción temeraria: qué es exactamente

Conduccion temeraria como delito

Muchos conductores españoles, pese a que el carnet por puntos y la actual legislación llevan años vigentes, siguen teniendo dudas sobre algunos de sus conceptos básicos. Es por ello que hoy queremos explicar qué es la conducción temeraria. Aunque no parece un término complicado, sí que lo es porque su aplicación es bastante subjetiva. Vamos a verlo a continuación:

Para comprender la conducción temeraria hay que distinguirla de la conducción negligente. Mientras que la primera es un delito por el que te enjuiciarán por la Ley de Enjuiciamiento Criminal, en el segundo caso estás cometiendo una infracción grave que lleva aparejada una multa de 200 euros sin retirada de puntos. Pero, ¿cuál es la diferencia entre conceptos? La línea que las separa está en que en la primera creas un riesgo o peligro evidente. En la segunda, hay falta de atención o cuidado para evitar daños propios o a terceros.

Por lo tanto, cuando se habla de diferenciar entre un delito por conducción temeraria, y una falta por conducción negligente, la conducta del conductor, así como los potenciales peligros que esté provocando serán claves para optar por una u otra vía.

 Delito por conducción temeraria

Cuando hablamos de sanciones a conductores, como son muchos los que alguna vez han pagado una multa, se le resta importancia. Cabe recordar que las conductas calificadas como delitos generan condenas que te pueden llevar a prisión. Además, precisamente al ser delitos, conllevan antecedentes penales. No son para tomarse a broma. En este artículo habíamos aclarado cuánto una infracción de tráfico es una falta administrativa (con multa y retirada de puntos), y cuando se te puede llevar a los tribunales con ella (y por tanto acusarte de un delito)

Particularmente, cuando se hace referencia a un delito por conducción temeraria, si bien tiene que quedar claro que no se trata de conducción negligente, son varias las conductas que pueden hacer que termines en los tribunales rindiendo cuentas a la justicia en un juzgado de lo penal.

Posibles hechos para acusarte de conducción temeraria:

  1. Cualquier comportamiento en el que la persona implicada manifieste desprecio por la vida de los demás y en el que ponga en peligro la vida o integridad de las personas. Esto es un delito según el código actual y si la policía te detiene, te acusará y te presentará ante un tribunal. En este caso, la pena de prisión que el magistrado puede poner es de 2 a 5 años, una multa de 12 a 24 meses, y retirada del carnet de 6 a 10 años. Un ejemplo claro de este tipo de conductas son los conductores kamikazes y los actos de terrorismo al volante.
  2. Si lo anterior no está claro, pero superas por mucho la velocidad máxima permitida, también se te podría juzgar con el delito de conducción temeraria. Si bien aquí tu objetivo no fuese causar daños, tu conducta manifiesta claramente un riesgo para los demás. Es así si la velocidad es mayor en 60km/hora al límite de las urbanas y a supera en 80km/hora el límite en interurbana. Es decir tendrías que circular a 110 en ciudad y a 200 por autopista. Esto puede ser agravado si has subido un vídeo a las redes sociales. Las penas en este caso pueden ir de 3 a 6 meses de cárcel, trabajos a la comunidad de 21 a 90 días, y privación del carnet por un tiempo de hasta 4 años.
  3. También podría ser calificado como delito por conducción temeraria sobrepasar los límites de alcohol en la carretera. Al igual que consumir drogas mientras se conduce. Si en un control se superan los 0,60 miligramos por litro expirado, podrías acabar en los tribunales. En este caso, las penas de prisión van de 3 a 6 meses, multas de 6 a 12 meses, y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. El carnet se te puede retirar hasta 4 años.

Respetar las normas es la mejor idea

Las muertes en carreteras españolas siguen siendo bastante elevadas en comparación con las que ocurren en los vecinos países europeos. Pese a que la normativa se ha endurecido en los últimos años, nunca está de más recordar que el respeto por las normas será siempre tu mejor aliado para evitar acusaciones por conducción temeraria.

Sin embargo, si ya te ha ocurrido, te recomendamos encontrar cuanto antes un abogado especialista. Además de asesorarte podrá representarte en el juicio para intentar conseguir la pena más reducida con argumentos legales. Y una vez salgas de esto gracias a los muchos profesionales que puedes encontrar en nuestra plataforma, recuerda respetar las normas para que no te vuelva a ocurrir.

[Total:0    Promedio:0/5]