Consejos para obtener la custodia de tus hijos tras el divorcio

Spread the love

En líneas generales, podemos decir que, cuando se desea obtener la custodia de los hijos, se ha de demostrar la propia implicación en su vida cotidiana y la capacidad de aportarles un ambiente emocional y económico estable. Pero, como decimos, esto solo es la teoría general.

Más específicamente, lo que siempre hay que buscar es el interés del menor. Al fin y al cabo, quien la consiga tendrá la obligación de ocuparse de ellos y de todas sus necesidades: llevarlos al colegio, al médico, alimentarlos correctamente, cuidar su higiene, etc.

Se puede proceder de mutuo acuerdo, es decir, de forma amistosa. Si es así, los progenitores proponen al juez las medidas que se hayan acordado. En cambio, otras veces las posiciones son irreconciliables y es el juez quien debe decidir las medidas sobre la guarda y custodia y el régimen de visitas.

En cualquier caso, te aconsejamos intentar llegar a un acuerdo con el otro progenitor, para así evitar el proceso judicial, que puede ser largo y costoso. Pero, para aquellos supuestos en los que ambas partes quieren conseguir la custodia, es imprescindible saber cuáles son los factores o argumentos a los que el juez presta más atención para tomar su decisión.

Requisitos para obtener la custodia

Para empezar, es necesario que hayas estado involucrado en la vida de tus hijos en todo momento. Si has estado muy ausente en su crianza, o siempre de viaje, lo más probable es que no puedas acceder a su guarda y custodia. En otras palabras: tienes muchas más posibilidades de lograr la custodia si puedes demostrar que has tenido una fuerte implicación en la crianza de tus hijos.

Y lo mismo sucede si puedes probar que tu interés se debe únicamente al cariño que sientes por tus hijos, y no a intereses propios.

Además, ayuda el hecho de hacer ver que tienes el tiempo suficiente para dedicarle a las tareas cotidianas que los niños requieren. Por ejemplo, llevarlos al colegio, a jugar al parque, al médico o estar pendiente de que hagan los deberes. Si tienes un trabajo que te ocupa muchas horas, no será nada fácil que consigas la custodia.

Otro punto clave que no debes olvidar es la necesidad de evitar criticar al otro progenitor, ya que los niños sufren mucho con esa situación. Por eso, los jueces suelen valorar enormemente que exista una actitud positiva por parte de quien solicita la custodia.

No olvides, por otra parte, que hay que garantizar que el ambiente en el que los niños viven es seguro y saludable. Por eso, tener medios económicos suficientes para mantener a los hijos en esas condiciones es también un requisito imprescindible.

¿Quieres solicitar la custodia después de que se hayan establecido ya las condiciones? Entonces, tendrás que haber cumplido en todo momento con tus obligaciones económicas y con el régimen de visitas.

También es interesante hablar con otras personas que hayan pasado por lo mismo. Incluso puedes recurrir al asesoramiento de asociaciones que se dediquen a estos temas.

El valor de los testigos

En contra de lo que se suele pensar, contar con declaraciones de testigos que ratifiquen tus argumentos es fundamental. Es posible que pienses que el otro progenitor no debe hacerse cargo de tus hijos, por los motivos que sean. Si es así, te recomendamos buscar uno o varios testigos que así lo acrediten. Profesores, médicos pediatras, compañeros de trabajo, vecinos… Cualquiera puede dar fe de la implicación del padre o de la madre en el cuidado de sus hijos.

Por último, no olvides que un experto en Derecho de Familia puede aconsejarte adecuadamente y con criterio antes de dar cualquier paso. Y que en tuAppbogado puedes encontrar al profesional que necesitas.

Dinos qué necesitas

¿BUSCAS ABOGADO ESPECIALISTA? HAZ CLICK AQUÍ ¿TIENES UN PROBLEMA LEGAL?

o llama al 605939305

Y DÉJALO EN MANO DE PROFESIONALES