¿Sufres acoso laboral? Esto es lo que debes hacer

Comparte en tus redes

El acoso laboral es una de las situaciones más delicadas de todas las que se pueden producir en el ámbito del trabajo. Por eso, hoy vamos a explicarte cuándo una actitud es considerada acoso y cómo conviene actuar ante ella.

¿Qué es el acoso laboral?

También llamado mobbing, el acoso laboral sucede cuando un empleado se encuentra sometido a un trato psicológico violento y reiterado por parte de otras personas que se aprovechan de su posición de dominio. Lo más grave es que suele tener consecuencias negativas para la salud.

Para ilustrar las conductas que se enmarcan dentro del acoso laboral, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social dispone de unos determinados criterios en materia de acoso y violencia en el trabajo. Siguiendo dichos criterios, encontramos los siguientes ejemplos, agrupados en dos categorías:

Los casos de abuso de autoridad

Por ejemplo, no encargar al trabajador ninguna tarea, o destinarlo a lugares aislados o incomunicados sin ninguna razón. O bien encargarle tareas inútiles para el proceso productivo.

Otro ejemplo de abuso de autoridad sucede cuando se dan órdenes al trabajador a sabiendas de que no podrá cumplirlas con los medios de los que dispone. También hay abuso de autoridad cuando se ejercen represalias contra trabajadores que plantean demandas, denuncias o quejas contra la empresa.

Los casos de trato vejatorio

Por ejemplo, los insultos o el menosprecio al trabajador. Y también criticarlo con frecuencia delante de sus compañeros. Cuando se difunden falsos rumores sobre la vida privada o el trabajo del empleado, también hablamos de trato vejatorio. O cuando se le discrimina por sus ideas o creencias, orientación sexual, origen o etnia, etc.

Adicionalmente, hay otras conductas que, aun no siendo acoso laboral, pueden ser objeto de sanción por su perjuicio al trabajador. Por ejemplo, cuando se le modifican las condiciones de trabajo de forma sustancial y sin justificación. O cuando se le obliga a realizar más horas de trabajo o se le trata de forma despótica.

Entran en este apartado, además, los enfrentamientos por las huelgas declaradas por los trabajadores o por causas personales. 

Sea cual sea el caso, el trabajador que es víctima de acoso laboral no debería quedarse sin hacer nada. Tiene que buscar protección.

¿Cómo conviene actuar si sufres acoso laboral?

Si te encuentras en una situación de acoso, has de ponerlo inmediatamente en conocimiento de tus representantes sindicales o del departamento de personal de la empresa. Ten en cuenta que todas las organizaciones están obligadas, en el marco de la prevención de riesgos laborales, a tener unos protocolos que se activan en estos casos.

Conviene que las reuniones que mantengas por este motivo, tanto con los representantes como con Recursos Humanos, queden documentadas. No olvides que, para dejar claro que se trata en efecto de un caso de acoso laboral, es preciso que puedas demostrarlo. Por lo tanto, deberás contar con las suficientes pruebas para poder denunciar, ya sea a la Inspección de Trabajo o ante un juez, si la empresa no lo soluciona.

Desde el momento en que lo comunicas, la empresa ya es responsable y está obligada a poner en marcha el protocolo e iniciar una investigación. A partir de entonces, en función de la gravedad de los hechos, se seguirá lo dispuesto en el protocolo para intentar solucionar el caso. 

Pero, si la empresa no atiende tu solicitud o queja, o si no es capaz de resolver la situación, no habrá más remedio que acudir a los juzgados para reponer tus derechos.

Desgraciadamente, es frecuente que los trabajadores no denuncien que están siendo víctimas de acoso laboral por miedo a las consecuencias. Nuestro consejo es que, antes de dar ese paso, consultes tu caso con un abogado laboralista, para evitar también cualquier riesgo y dar los pasos con más seguridad.

Consulta a uno de nuestros Abogados Laboralistas para saber qué procedimiento es el mejor en tu caso.

Recuerda que llamando al 605939305 o accediendo a tuAppbogado podrás recibir distintos presupuestos y elegir al abogado que estás buscando de forma rápida y sencilla.