fbpx

Blog

Trámites y precauciones ante un divorcio con hijos

Cuando una pareja decide poner finiquito legal a su unión es porque las cosas han dejado de funcionar entre ellos. ¿Lo peor? Cuando esto incide sobre los divorcios con hijos. Lo ideal en estos casos es llegar a acuerdos que respeten los derechos de ambas partes. Sin embargo, esto no siempre es posible, y en ocasiones los procesos de separación se enfangan en contenciosos muy desagradables.

Descubre las claves para un divorcio con hijos sin complicaciones

Los menores no pueden estar supeditados a los desacuerdos de sus padres. Por ello la mejor solución es encontrar cauces de entendimiento. Y, en caso de que sea inviable, tener claros todos los trámites que se han de llevar a cabo para que no existan dificultades mayores. Los cónyuges han de tener presente que el método para finalizar su relación influirá en las consecuencias familiares. Saber cómo separarse es clave para alcanzar una resolución satisfactoria.

El divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio mutuo acuerdo es la alternativa menos dolorosa y más civilizada. Se trata de un procedimiento ágil y menos costoso que evita el traumático paso por un juicio al estar las dos partes en sintonía. Para tramitarlo, se necesita presentar una demanda de divorcio que lleve adjunto un convenio regulador firmado por los dos cónyuges. Ambos acordarán entre ellos el mejor cauce para hacerla efectiva.

En el convenio se determinarán todas aquellas cuestiones que tengan que ver con los menores. De ese modo, se puede establecer la posibilidad de que exista una pensión compensatoria. En ese caso, será necesario llegar a un entente para fijar el miembro de la pareja que la pasará, la cantidad a la que asciende y el tiempo durante el cual se hará el ingreso.

Igualmente, se dejará claro cuál de las dos partes residirá en adelante en el que hasta ese momento era considerado el domicilio conyugal. Si se casaron por separación de bienes, la repartición de éstos ha de estar debidamente detallada.

Asimismo, se pondrán por escrito las siguientes cuestiones relativas a los hijos:

  • Guardia y custodia. Si los niños son menores de edad o presentan alguna incapacidad, ha de quedar negro sobre blanco la persona sobre la que recae la guarda y custodia. Si la custodia es compartida, también figurará en el convenio.
  • Régimen de visitas. El ex cónyuge que no resida con los hijos tendrá una serie de parámetros a los que atenerse para realizar las visitas.
  • Pensión alimenticia. Quedará fijada la cantidad de la asignación económica orientada al sustento de los menores.

El divorcio contencioso

El divorcio contencioso es la salida necesaria cuando no existe un acuerdo. La demanda debe tramitarse ante el juzgado que esté adjudicado al domicilio familiar. De haber transcurrido mucho tiempo, el juzgado que se asignará será el que le corresponda al domicilio del demandado (ojo, no el demandante).

Para dar este paso, se necesita de la asistencia de un abogado y un procurador. Ellos firmarán los documentos que obligatoriamente han de ir adjuntos a la demanda.

  • Certificado civil de inscripción del matrimonio. Puedes solicitarlo online o en un Registro Civil. No está sometido a coste alguno.
  • Certificado de inscripción de nacimiento de los hijos. Se obtiene por Internet y llega por correo postal al domicilio señalado en el requerimiento.

En la demanda se harán una serie de peticiones en relación a los hijos que deben estar minuciosamente argumentadas. Si se exige la custodia, o vivir en el domicilio conyugal, se han de razonar los motivos. Para ello es posible, y de hecho recomendable, presentar pruebas. Por ejemplo, que el otro cónyuge se haya ido a vivir con una tercera persona puede ser decisivo para obtener lo que se reclama.

En cuanto al cobro de pensiones compensatorias y por alimentos, sucede lo mismo. Hay que probar que una de las dos partes está en una situación económica favorable respecto de la otra. Si resulta imposible presentar pruebas fehacientes, se le puede pedir al juez que reclame a la otra parte la presentación de documentos como nóminas o extractos bancarios.

Medidas preventivas: el régimen económico

El régimen económico sobre el que se levante el matrimonio determinará las consecuencias del divorcio. Por eso mismo resulta tan trascendente que, antes de casarte, sepas cuáles son las características que  diferencian uno y otro modelo. Hablamos de elegir entre separación de bienes o gananciales.

El régimen económico sienta las normas que determinarán las relaciones económicas de las dos partes dentro del matrimonio.

  • Separación de bienes. Cada cónyuge tiene su propio patrimonio. Y uno es independiente del otro.
  • Bienes gananciales. Bajo esta figura coexisten varios patrimonios diferentes. Por una parte, los que corresponden a cada uno de los cónyuges antes de la firma, y por otra, el patrimonio común acumulado tras el matrimonio. Es decir, que mediante los bienes gananciales todas las las ganancias y los beneficios conseguidos por una parte pasan a ser de los dos.

De cara a un posible divorcio, esta decisión adquiere una importancia capital. Y si es un divorcio con hijos, más. Uno de los elementos más intrincados en este tipo de procesos es definir la responsabilidad de cada parte frente a terceros. Ello implica dilucidar en qué casos los bienes de los dos pueden servir para paliar  las deudas contraídas por el matrimonio o por uno de sus miembros. Esto quiere decir que el patrimonio que acumules para tu hijo o hija puede verse afectado por la gestión irresponsable del otro cónyuge bajo un régimen de bienes gananciales.

¿Hay posibilidad de cambiar el régimen económico?

Sí, es posible cambiar el régimen económico aunque ya te hayas casado. A este procedimiento se le conoce como capitulaciones matrimoniales. Eso sí, la ley impide que pueda realizarse el trámite como medida para escapar de una deuda ya contraída. Por tanto, la previsión es fundamental a la hora de elegir. Especialmente si piensas en el bien del menor.

Si quieres salvaguardar el interés de tus niños en un caso de divorcio con hijos, es recomendable que te pongas en manos de un abogado experto. En tuAppbogado podemos ponerte en contacto con los mejores profesionales. No arriesgues ni un ápice cuando se trate de los más pequeños de la casa. ¡Asesórate bien!

[Total:0    Promedio:0/5]
¿Te ha gustado? Compártelo:Share on Facebook
Facebook
22Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email