Herederos legales ¿quiénes son con y sin testamento?

Herederos legales

Cuando se habla de herencias, es bastante frecuente tener dudas sobre quiénes son los herederos legales. Sobre todo cuando no existe el testamento. Aunque se dan casos en los que la persona fallecida ha distribuido de manera ilegal los bienes de su herencia a través del testamento, y esto es susceptible de reclamación judicial, existen más en los que no se sabe si de verdad se tiene o no derecho a la herencia específica. Es por eso que hoy queremos mostrarte cómo descubrir a esos herederos y cómo saber si tú eres por ley uno de ellos.

Herederos legales cuando no existe el testamento

Los abogados de herencias reciben en muchos casos consultas relacionadas sobre quién o quiénes deben ser los herederos de determinados inmuebles. También aquellas relacionadas con la renuncia a una herencia. De hecho, esto es cada vez más frecuente. Aunque recurrir a un experto legal sea la mejor opción para conocer si realmente te toca o no parte de esos bienes, es cierto que hay concepto básicos que puedes entender tras echar un vistazo a las siguientes líneas. Con ellos te acercarás un poco más a la doctrina legal y a los conceptos de herederos que actualmente existen en España.

  • Los descendientes heredan primero. Si no existe un testamento, los hijos herederan a partes iguales. Además, si hay cónyuge, a este le corresponde 1/3 de la mejora en usufruto vitalicio.
  • Los ascendientes son los siguientes en la línea de herencia. Primero están los padres, y luego los abuelos. Aún existiendo ascendientes a los que corresponda la herencia, si hay cónyuge, le toca 1/2 de los bienes en usufruto vitalicio.
  • Si no existen descendientes ni ascendientes directos (nietos incluidos porque heredan lo que le corresponde al hijo), el cónyuge hereda.
  • Cuando no hay hijos, nietos, ni padres o abuelos, ni tampoco hay cónyuge los hermanos y sobrinos tienen prioridad con la misma regla que aplica a descendientes directos.
  • Si no existen ninguna de las figuras anteriormente citadas, heredan los familiares hasta cuarto grado de cosanguineidad.
  • En caso contrario, es el Estado el que gestiona la herencia. Generalmente, reparte 1/3 a instituciones sin ánimo de lucro sociales del municipio, 1/3 a idénticas pero provinciales y el otro tercio se lo quedan en los Presupuestos del Estado.

Herederos legales con testamento

Cuando existe testamento, hay menos dudas de quienes son los herederos finales. Sin embargo, lo que pone en el documento de las últimas voluntades no siempre es legal. Se han dado muchos casos en los que la persona que fallece se ha saltado la normativa vigente y no ha respetado la regla básica de las tres partes de la herencia de la que te hemos hablado en nuestro artículo. También que ha dejado al cónyuge más bienes de los que les corresponderían legalmente, o incluso al revés, menos de lo que la ley indica. En cualquiera de estos casos, los afectados deben saber que la vía de la reclamación judicial siempre está abierta. Aunque ello significa contratar a un abogado especialista en herencias.

Generalmente, cuando se ha obviado a un hijo (salvo en el País Vasco que la ley permite desheredar a un descendiente), cuando se ha hecho el reparto de forma anormal entre los mismos, o cuando un cónyuge está desprotegido, es recomendable acudir a un experto legal en el tema. En muchos casos, la mediación de este abogado hace posible alcanzar un acuerdo sin llegar a los tribunales. Aunque de darse el caso, con más dinero y más tiempo, la razón siempre la tendrá el que tiene la ley consigo. Muchos piensan que un testamento es ley. Y no es cierto. El testamento solo expresa una voluntad que debe encajar con el actual régimen normativo. Si no lo hace, como cualquier otro documento, es susceptible de ser reclamado ante un Juez.

Consultas sobre herencias y reclamaciones judiciales

Tras toda esta información sobre herederos legales, seguro que ahora tienes mucho más claro cómo se reparten las herencias. Tanto en aquellas en las que medie un testamento como en las que no. Sin embargo, ya ves que el documento no es una ley, y si realmente no se hizo de la manera adecuada, puede ser reclamado. Otra cosa es que eso vaya a generar mayores conflictos en la familia. Por ello conviene intentar hacer las cosas por las buenas, buscando un abogado que intente con todas sus fuerzas la vía de la mediación. Acudir a los juzgados sería la última solución posible.

No te la juegues. ¡Consulta a un abogado experto! ¡Prueba tuAppbogado!

 

[Total:14    Promedio:2/5]