Razones para desheredar: ¿cuándo es posible y cuándo no?

Comparte en tus redes

El pasado año, una sentencia del Tribunal Supremo puso sobre la mesa un debate cada vez más presente en nuestra sociedad: las causas que legalmente existen para desheredar.

La desheredación se produce cuando, en el testamento, el testador priva a un heredero forzoso de su derecho a recibir la herencia legítima. Es decir, la parte de la herencia de la que el testador no puede disponer, pues la ley la reserva para los herederos forzosos.

La ampliación de las causas para desheredar

En la sentencia, el Supremo reconoce ese derecho a una mujer que pretende desheredar a sus hijos por maltrato psicológico. A partir de ese momento, se comienza a flexibilizar el concepto de maltrato a nivel penal. 

Así, aunque el Código Civil se refiere únicamente al “maltrato de obra o injuria grave de palabra”, se va ampliando el concepto a otras causas más psicológicas, como el menosprecio o el abandono de los mayores. Algunas comunidades autónomas ya están legislando para facilitar los trámites de desheredación o de reducción del porcentaje de herencia forzosa para los hijos.

Son cada vez más las consultas sobre las posibilidades de desheredar a un hijo u otro familiar. Por eso, te vamos a contar a continuación cuáles son las opciones.

¿Qué causas legales hay para desheredar?

Existen unas causas muy concretas que se pueden alegar para desheredar a hijos y descendientes. Según el Código Civil, el testador puede hacerlo si los herederos forzosos:

  • Niegan los alimentos a los padres o ascendientes, sin motivo o justificación alguna.
  • Maltratan a los padres de obra o los injurian gravemente de palabra.
  • Resultan condenados por atentar contra el testador, su cónyuge, alguno de sus descendientes o alguno de sus ascendientes. 
  • Acusar al testador de delitos, cuando esa acusación sea declarada calumniosa.
  • Amenazar u obligar con violencia al testador a modificar o redactar su testamento, o bien impedirle su redacción o alterar su contenido.

Ahora bien, las causas para desheredar a los padres, otros ascendientes o al cónyuge son bien distintas: 

  • Incurrir en las causas de pérdida de la patria potestad.
  • Negar los alimentos sin motivo legítimo.
  • Que un progenitor atente contra la vida del otro.
  • Atentar contra el cónyuge testador.
  • Abandonar, prostituir o corromper a sus hijos.
  • Incumplir reiteradamente los deberes conyugales.

¿Cómo se puede privar a un hijo de la legítima?

Nuestro Código Civil establece que los hijos tienen derecho a dos terceras partes de la herencia de sus padres. Esto es lo que se conoce como la legítima. Pero ya hemos visto que, con la desheredación prevista por la ley, se le puede retirar la legítima a los herederos forzosos, siempre en base a alguna de las causas establecidas por la ley. 

En cualquier caso, esta decisión resulta siempre muy traumática para los padres. De hecho, muchas veces se produce por la insistencia de los demás herederos forzosos.

Para que la desheredación se haga efectiva, debe constar en el testamento y estar justificada por las causas legales. Salvo en el País Vasco, donde es posible desheredar sin tener que alegar causa alguna.

¿Qué ocurre tras la desheredación?

Si es correcta y se ajusta a la ley, el desheredado pierde su herencia legítima, que pasaría a sus descendientes. Es decir, a los nietos del testador.

¿Qué puede hacer el desheredado al respecto? Tiene la posibilidad de impugnar el testamento y las causas que se han alegado. En este caso, serán los demás herederos los que deban demostrar que en efecto existían motivos para la desheredación.

Como podrás imaginar, este procedimiento supone un gran problema para las familias y para los juzgados. Por eso, con la nueva jurisprudencia del Supremo la cuestión se simplifica. Ahora, es suficiente con demostrar un mal trato prolongado, físico o psicológico, mediante alguna denuncia o con testigos.

Consulta a uno de nuestros Abogados de Herencias para saber qué procedimiento es el mejor en tu caso.

Recuerda que llamando al 605939305 o accediendo a tuAppbogado podrás recibir distintos presupuestos y elegir al abogado que estás buscando de forma rápida y sencilla.