La reconciliación familiar: particularidades del proceso

Spread the love

La reconciliación familiar se da en aquellos matrimonios que, tras haber puesto fin a su vida en común, deciden volver a intentarlo pasado cierto tiempo. Este hecho, como es natural, hay que regularizarlo para poder comenzar de nuevo con todas sus implicaciones. Es lo que se conoce como proceso o régimen de reconciliación familiar.

Esta figura se regula en el artículo 84 del Código Civil. Y, básicamente, lo más importante es que este procedimiento deja sin efecto a la separación o al divorcio que ha tenido lugar con anterioridad. Siempre y cuando, eso sí, todo esto se ponga en conocimiento del juez.

¿Cuáles son los casos más frecuentes de reconciliación?

Es probable que te preguntes cuáles pueden ser las causas de que una pareja separada o divorciada (o en mitad del proceso) quiera retomar su relación. O quizá te ocurra todo lo contrario, y te sientas identificado con esta situación. ¿Te suena acaso alguno de estos supuestos?

Ambos habéis aprendido de vuestros errores

Con el paso del tiempo, muchas parejas se dan cuenta de que no solo la otra parte era culpable. Si se tiene la suficiente humildad y, sobre todo, si todavía hay amor, pedir perdón puede hacer posible la reconciliación.

La relación se ha retomado de forma mucho más madura

Tras asumir los errores propios y ajenos, al retomar la relación esta se encarrila con mucha más madurez y serenidad. Sobre todo, si se tiene en cuenta que los antiguos problemas y defectos de la pareja ya son conocidos. Y que lo positivo es lo que está por llegar.

La distancia lo ha curado todo

Por otra parte, es frecuente que muchas separaciones y divorcios se deban en realidad a cuestiones sin demasiada importancia. Si la pareja sabe gestionar bien la relación, puede suceder que la separación física os ayude a valorar lo que antes no teníais en cuenta del otro. En otras palabras, la distancia provocará que os echéis más de menos de nunca.

La reconciliación familiar tras una separación

A continuación, vamos a explicarte cómo se desarrolla el procedimiento de reconciliación familiar en caso de separación

En primer lugar, encontramos en este supuesto dos escenarios bien distintos: que se proceda a la reconciliación tras el dictamen de la sentencia de separación, o antes de que esta sea efectiva.

Si el juez todavía no ha puesto fin al proceso de separación, este simplemente se paralizará. Y esto ocurre una vez que ambos cónyuges informan acerca de su voluntad de seguir juntos.

Si, por el contrario, ya ha pasado bastante tiempo y la separación se ha formalizado a través de una sentencia judicial, el procedimiento es el siguiente:

  1. El escrito informativo: el primer paso es presentar un escrito oficial en el mismo juzgado que tramitó la separación.
  2. La ratificación: posteriormente, el juez os citará a ambos para que acudáis a ratificar lo que en el escrito se ha reflejado.
  3. El auto judicial: el mismo juez, mediante auto, invalidará la anterior sentencia de separación, a no ser que encuentre algún motivo de peso para no hacerlo. 

La reconciliación familiar en caso de divorcio

Si lo que ha sucedido es que tu pareja y tú habéis decidido reconciliaros tras un divorcio, la cuestión cambia radicalmente. Y es que no será posible invalidar la sentencia de divorcio de ninguna manera. Lo que tendréis que hacer, para formalizar vuestra nueva situación, es volver a contraer matrimonio.

Como ves, son muchas las casuísticas que existen alrededor de la reconciliación familiar. Si quieres estar seguro de dar en todo momento los pasos correctos, lo mejor es que te dejes aconsejar por un profesional. ¡En tuAppbogado podrás encontrar al tuyo en mucho menos de lo que imaginas!