fbpx

Blog

Abogados especialistas al lado de tu casa

Aunque para muchas personas uno de los días más importantes y felices de sus vidas es el día en que contraen matrimonio, hay ocasiones en los que la felicidad que se sentía ese día queda muy atrás cuando algo empieza a ir mal en la relación. Cuando esta situación llega a un punto insalvable en el que las reconciliaciones son cada vez más difíciles, se puede llegar a una situación de no retorno: el divorcio.

En ocasiones, antes de llegar a ese punto, puede haber una separación previa de la pareja. La principal diferencia entre ambos procesos, tal y como se apunta en este post, es que mientras que la separación supone una interrupción de la convivencia y cesa algunos deberes matrimoniales pero no disuelve el vínculo generado por el matrimonio, en el caso del divorcio sí lo hace.

Cuando una pareja da el paso de plantearse el divorcio, si hay algo verdaderamente importante es llegar a un acuerdo en lo que a los hijos se refiere. Y es que los hijos de la pareja son los que verdaderamente sufren todo este proceso ya que tienen que ver cómo sus padres se separan, y en ocasiones, soportar sus continuas discusiones durante este arduo proceso. Por el bien de los hijos, la pareja debe llegar a un acuerdo en lo referente a la crianza y la educación de sus hijos, determinando cuál de los dos se hará cargo de su custodia.

Se pueden determinar diferentes tipos de custodia de los niños, algunos de ellos con el acuerdo de los padres, mientras que en otras ocasiones es el juez el que determina el tipo de custodia aplicable.

Tipos de custodia de los hijos después del divorcio

Existen tres tipos de custodia:

Custodia única: Es el tipo de custodia que se da cuando se determina, bien por vía legal, bien por mutuo acuerdo, que la custodia recaiga en exclusiva en uno de los progenitores, si bien el otro progenitor tendrá derecho a un régimen de visitas, libres o vigiladas (dependiendo del motivo del divorcio). Por lo general, este tipo de custodia recae normalmente en la madre, sobre todo durante los primeros años de vida de los pequeños, si bien es cierto que en los últimos años ha aumentado el número de padres que han conseguido la custodia de sus hijos de forma exclusiva ya que en torno al 10 por ciento de los progenitores han accedido a este tipo de custodia, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) durante los años 2013 y 2014.

Custodia compartida: Este es quizá el tipo de custodia más justo ya que toda la responsabilidad relativa a los hijos recae sobre los dos progenitores por igual. Ambos tendrán el mismo derecho sobre los cuidados de los hijos, su educación y todas las decisiones referentes a estos. Así mismo, tendrán derecho a disfrutar de sus hijos durante el mismo tiempo, siendo necesario que estos pasen al menos 110 días al año con cada progenitor para que pueda considerarse custodia compartida. Este tipo de régimen de custodia suele darse sobre todo en padres que siguen manteniendo una buena relación durante y después de su divorcio. El tiempo que los hijos pasen con cada uno de los progenitores puede ser determinado libremente, pasando, por ejemplo, quince días al mes con cada uno de ellos.  Además, pueden pasar un mes completo con cada uno de los padres durante las vacaciones de verano y la mitad de los periodos vacacionales de Navidad y Semana Santa.

Custodia dividida: Se da cuando hay más de un hijo y cada progenitor se encarga de la custodia de uno de ellos. Este tipo de custodia raramente se da, pues puede ser perjudicial para los niños al separarse los hermanos.

Sin duda, más allá del tipo de custodia elegido, tanto los padres en proceso de divorcio como el juez que pueda llevar el caso, deben pensar en todo momento en el bienestar de los más pequeños, ya que al fin y al cabo suelen ser los más perjudicados y los que más sufren durante este proceso.

Sea como sea, lo mejor es que ambos elijan un buen abogado especializado en materia de divorcios que pueda llevar todo lo  relacionado con la custodia de los hijos. Para ello pueden utilizar tuAppbogado, donde un profesional atenderá y estudiará el caso sin ningún tipo de compromiso.

 

[Total:0    Promedio:0/5]
¿Te ha gustado? Compártelo:Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email