Vicios ocultos: qué son y significado de evicción y redhibitorio

problemas vicios ocultos

Spread the love

Cuando se habla de vicios ocultos, muchos consumidores pueden sentirse un tanto perdidos. De hecho, cada vez es más frecuente que el concepto aparezca en sus vidas, dado que la transformación digital que ha supuesto Internet ha propiciado los intercambios y las compras-ventas entre particulares. Y si la legislación actual protege claramente al consumidor en relación con empresas, no es tan clara en cuanto a operaciones entre particulares. Por tanto, es conveniente entender bien este término y lo que implica el mismo.

¿Qué son los vicios ocultos?

Para definir el concepto de los vicios ocultos hay que hacer referencia a los posibles defectos que tiene un bien que se vende sin ser los mismos reconocibles al comprarlos ni haberse declarado en la entrega. Es decir, generalmente se trata de cuestiones que pueden afectar al funcionamiento de dicha cosa, o que pueden hacer que deje de funcionar y de los que el comprador no tenía opción a tener constancia.

Cómo reclamar por vicios ocultos

Para hacer una reclamación por vicios ocultos se puede realizar un proceso de diferentes modos. Inicialmente, siempre se recomienda intentar negociar con la parte que ha vendido el bien. De no llegar a acuerdo, se puede acudir a los tribunales, si bien podría intentarse una acción anterior a través de los Juzgados de Paz. En cualquier caso, si bien solo es obligatorio tener letrado en los juzgados, si un profesional te asesora durante todo el proceso, las posibilidades de conseguir lo que te propones serán mayores.

Ahora bien, la definición de defectos ocultos y, por ende, la tramitación de cualquier reclamación de este tipo ante los tribunales debe cumplir con una serie de requisitos y condiciones para ser válida:

  1. El vicio debe estar efectivamente oculto. Para poder proceder a una reclamación por dicho hecho, efectivamente debe estar oculto. Es decir, si estaba a la vista o era manifiesto, no procederá esta argumentación.
  2. Debe existir ese vicio de forma previa a la venta. El defecto en sí mismo debe estar presente antes de la formalización del contrato, aunque pueda presentarse o salir a la luz una vez se ha llevado a cabo la operación de compra-venta.
  3. Debe tratarse de un defecto grave. En esta condición se destaca que realmente lo que se ha conocido tras la compra convierte en inútil, ya sea parcial o totalmente el bien. Además, de saberlo, el comprador no lo habría adquirido, o lo hubiera hecho a un coste mucho más bajo.
  4. La reclamación debe llevarse a cabo en un plazo de 6 meses. Se trata de otro de los requisitos legales para hacer la reclamación por vicios ocultos y es el plazo máximo que el comprador tiene para formularlos.

La evicción y el concepto de redhibitorio en los defectos ocultos

Dentro de la jurisprudencia y las propias leyes que regulan las posibles acciones que derivan en vicios ocultos existen una serie de conceptos que vale la pena conocer con mayor detalle. De hecho, es probable que muchos de ellos ya los conozcas, aunque no sepas cómo se llaman jurídicamente y esto puede hacer que no comprendas bien algunas informaciones judiciales sobre la materia.

Cuando se habla del concepto redhibitorio se suele estar apelando a lo que se conoce como acción redhibitoria o resolutoria. Mediante la misma, se puede solicitar dejar sin efecto o rescindir el contrato de compraventa por haberse detectado los defectos ocultos que cumplen con las pautas que describimos anteriormente. Si esto se da, se pueden dar varias opciones. Se puede devolver la cosa a su vendedor, aunque se pueden solicitar indemnizaciones. Y también se puede solicitar al vendedor una acción quanti minoris o estimatoria. Mediante ese proceso, se conserva el bien, pero se le reclama al vendedor una rebaja en el precio del mismo por los vicios ocultos señalados.

El otro concepto que suele aparecer en cuestiones que tengan que ver con los vicios ocultos es el de evicción. En este caso se habla de una situación jurídica en la que se le priva al comprador de la cosa comprada por una sentencia judicial o administrativa que evidentemente no conocía de manera previa. Si bien esas sentencias se emiten tras la venta, se ejercen en causas anteriores a la adquisición. Para resolver la cuestión, el comprador debe acudir a los tribunales para dejar constancia de que existía dicho vicio oculto, ya que desconocía que no pudiese disfrutar del bien en virtud de procesos judiciales previos.

Juicios y problemas de vicios ocultos y consultas con abogados especialistas

Si se habla de hacer una reclamación -aunque sea por escrito y formal- como comprador no vas a perder nada. En realidad, lo ideal es que te asesore un abogado, para hacerla con una forma y basándose en el derecho de modo que luego puedas aportarla en el proceso, si este se lleva a cabo. En ese sentido, siempre que detectes problemas con compra-ventas entre particulares, te recomendamos que ejerzas esta acción.

Sin embargo, cuando la otra parte no atiende a razones (una buena medida de presión es presentar la reclamación ante el juzgado de paz), te tocará analizar si te conviene acudir a los tribunales. En ese caso, además de un abogado y procurador, vas a necesitar probar que realmente existen esos vicios ocultos. Obviamente, el proceso tiene unos costes que no siempre compensan a lo que se va a reclamar. Por ejemplo, si el valor del bien no es demasiado elevado, lo más probable es que te cueste más intentar defender tus derechos. En algunos casos, si existe posibilidad de delito, sí que podrías intentar hacer una denuncia por fraude, aunque igualmente se recomienda una consulta previa con un letrado para conocer si hay fundamento legal.

Cada vez es más frecuente que las personas quieran defender sus derechos y se vean expuestas a mayores inconvenientes relacionados con los vicios ocultos por el increíble crecimiento de la compra-venta entre particulares gracias a Internet. Estar informado, conocer cómo se aplica la legislación, así como intentar presionar a la otra parte sin llegar a los tribunales es también un trabajo en el que los abogados de derecho civil pueden ayudarte. No dudes en contratar la asesoría de uno de los mejores de tu ciudad usando la plataforma tuAppbogado.